Las bibliotecas salvan la brecha digital

abril 17, 2024 in

por Kate Lasky
Publicado originalmente en el Grants Pass Daily Courier | Octubre de 2023

«¿Para qué necesitamos bibliotecas si tenemos Internet?» A menudo me hacen esta pregunta. He explicado, resumido y expuesto los argumentos a favor de las bibliotecas, y a lo largo de todas las discusiones me he dado cuenta de algo importante: nueve de cada diez veces, la gente que cuestiona la necesidad de las bibliotecas comunitarias suele ser la misma que no las utiliza, así que ¿cómo van a saberlo?

Mi primera respuesta a esa pregunta es siempre: «Ven a visitar la biblioteca en persona y te lo enseñaré». No sólo verás un flujo de niños que se reúnen para la hora del cuento entre pilas de libros, sino que también presenciarás un flujo constante de adultos que utilizan las computadoras con conexión a Internet y Wi-Fi de la biblioteca. Lo creas o no, hay miles de hogares en el condado de Josephine que no tienen conexión a Internet. Y, si lo hacen, muchos de ellos no pueden permitirse una computadora o un dispositivo para acceder a él.

Las bibliotecas proporcionan acceso gratuito a Internet a quienes podrían no tenerlo en casa, salvando la brecha digital. El año pasado, la Biblioteca Comunitaria Josephine ofreció 50 ordenadores de acceso a Internet de alta velocidad para uso público en las cuatro sucursales, con un total de 8.400 usuarios registrados, lo que supone un aumento del 48% de usuarios respecto al año anterior. Los usuarios también se beneficiaron de 40 puntos de acceso móviles disponibles para su uso y de 10 portátiles adicionales con el paquete de aplicaciones Microsoft Office para su uso en casa. El acceso Wi-Fi permitió a la gente registrar 31.350 sesiones únicas de conexión a Internet tanto dentro como fuera de las instalaciones de Grants Pass, así como en las comunidades rurales de Illinois Valley, Williams y Wolf Creek.

Mientras que Internet nos hace creer que podemos encontrar respuestas a las preguntas más apremiantes de la vida en cuestión de segundos, las bibliotecas operan en el mundo real haciendo el trabajo cotidiano de proporcionar tecnología esencial y acceso a Internet, al tiempo que fomentan la alfabetización digital entre sus comunidades.

Todos hemos experimentado el reto de adaptarnos a la nueva tecnología. Multiplícalo por el hecho de que actualmente hay cinco generaciones en la población activa, y luego otra vez por la limitada capacidad económica— y empezarás a ver el reto que supone mantenerse al día en el mundo actual. Sin acceso a Internet y sin poder utilizar un ordenador, la gente no puede concertar una cita con el médico, solicitar un empleo, formalizar un contrato de alquiler o presentar la declaración de la renta, todas ellas necesidades básicas.

Cada día, los voluntarios y el personal ayudan a las personas a navegar por el mundo online en un espacio seguro y acogedor, independientemente de su edad, capacidad o situación económica. Las bibliotecas garantizan que las personas tengan acceso a información esencial para la educación, el empleo y la salud mediante recursos digitales, libros electrónicos, audiolibros y bases de datos en línea. Y lo que es más importante, las bibliotecas proporcionan apoyo digital para proteger la información personal de los usuarios y promover la concienciación sobre la ciberseguridad. Internet está inundado de contenidos no verificados o poco fiables, mientras que las bibliotecas son una fuente fiable para cualquiera que busque información precisa.

El mes pasado, en la sucursal de Illinois Valley, una clienta anciana pidió ayuda para sustituir su partida de nacimiento. No tenía teléfono móvil, ni dirección de correo electrónico, ni experiencia en computadora. El director de la sucursal creó una dirección de correo electrónico ProtonMail que no requiere un número de teléfono móvil ni una cuenta de correo electrónico de reserva. Ella y el patrón navegaron juntos por el sitio web de registros vitales del gobierno estadounidense para solicitar con éxito una nueva copia de su partida de nacimiento.

En la sucursal de Grants Pass, una persona ciega se mostró especialmente agradecida después de que un voluntario de la biblioteca le ayudara con el acceso informático a comprar un billete de autobús. Otro cliente, que estaba algo frenético, necesitaba ayuda para imprimir un formulario de IRS

En un mundo cada vez más digital, la biblioteca es un recurso comunitario esencial. Las bibliotecas públicas han surgido como centros vitales al proporcionar tecnología, recursos digitales y clases de informática, sirviendo como centros comunitarios donde las personas pueden acceder a las herramientas y conocimientos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas. La biblioteca sigue siendo el único lugar de la comunidad donde no tienes que comprar nada para entrar por la puerta y aprovechar sus riquezas.

Aunque Internet es una herramienta poderosa, no es más que eso: una herramienta. Las bibliotecas ayudan a los miembros de la comunidad a utilizar esa herramienta con eficacia. Internet no puede sustituir al «poder de las personas» necesario para ayudar de verdad a otra persona y ofrecer coaching digital en un entorno estructurado y seguro a cualquiera que entre por la puerta. Si te has preguntado cómo utiliza la gente las bibliotecas o por qué siguen siendo tan vitales, te invito a que visites cualquiera de nuestras cuatro sucursales. Con mucho gusto te haré una visita guiada.

 

Entre Páginas es una columna mensual escrita por la Directora de la Biblioteca, Kate Lasky, para el Grants Pass Daily Courier. La Sra. Lasky a trabajado con la Biblioteca Comunitaria Josephine desde 2009. Tiene un máster en educación y actualmente está cursando un máster en biblioteconomía. Para enviar comentarios o preguntas, envíe un correo electrónico a klasky@josephinelibrary.org.